La historia de amor de Andrea y Jony y su ´sí, quiero´ en un pazo gallego

En el año 2008, surgió nuestra historia. Crecimos juntos, evolucionamos, maduramos, pero sobre todo nos amamos y cuidamos mucho… Y diez años después de muchísimo amor Jony me pidió matrimonio. Lo recuerdo como uno de los días más felices de mi vida.

Nos casamos el 8 de Junio del 2019, a la 1 del mediodía en la Rectoral de Cobres, en Vilaboa, Pontevedra. 

De toda la decoración y de ayudarme en absolutamente todo se encargaron las chicas de NYXSTYLE, Laura fue mi hada madrina en todo momento. Congeniamos tanto, que las dos sabíamos que todo iba a salir realmente como nosotros lo imaginábamos, ya que pensábamos completamente igual.

Para la decoración nos inspiramos en lo que nosotros sentíamos, ya que buscábamos una boda realmente romántica, sencilla pero con toques muy especiales para nosotros y con ese toque mágico que tenía el lugar. No faltó detalle, las servilletas de vichy negro llevaban grabadas nuestras iniciales, al igual que los cojines de la ceremonia.

El escudo de la boda se lo encargamos a una chica especialmente solo para nosotros, compuesto por nuestras iniciales y flores y motivos que significaban mucho para nosotros, ver los bocetos del dibujo, la evolución, los retoques, el dibujo terminado para nosotros fue de las cosas más especiales de la boda.

Así fueron las invitaciones, con nuestro escudo de boda personalizado, de las que también se encargó NYXSTYLE junto a La Papelería. Que se hizo cargo de todo lo relacionado con papelería: invitaciones, meseros, sobres con interior de vichy negro..

El Catering lo organizó NURIA CERVERA CHEFSTodo riquísimo, los invitados quedaron encantados.

El setting planner estaba compuesto por fotos polaroid de cada invitado. El material de decoración lo alquilamos con EN2DETALLES

El neón nos lo hicieron los chicos de SOCUT, y nos encantó.

De las fotografías se encargaron de todo las chicas de NYXSTYLE, son unas máquinas en esto y desde que conocimos su trabajo sabíamos que tenían que ser ellas.

Mi vestido lo diseñó Alejandra Valero, de una colección que hizo para Intropia. Solo me probé ese vestido y supe al instante que era ese. No tuve ninguna duda!!

¡El velo era una auténtica joya! Quería algo diferente, algo que fuese realmente yo, solo mío. Me lo regaló mi madre, ya que era lo más especial que llevaría ese día.

Una diadema diseñada por mí y hecha a mano poquito a poco por la gran artista Marta de Raraavis tocados. La base es de terciopelo rosa y los cristales formaban pequeñas estrellas. La diseñe con la ayuda de Anita de Bridetobe. Es mi joya preferida, algo que tendré toda mi vida, un verdadero tesoro.

En cuanto a las joyas opté por unos pendientes muy sencillos para o restar protagonismo a la diadema. Fueron un regalo muy especial.

Me peinó Giovanna Moreda y me maquilló Sabela Moreda. La mejor elección del mundo, estaba tan tranquila con ellas…

El ramo, al igual que el resto de la decoración floral de la boda fue obra de  se encargaron las chicas de Inbloom. En la primera reunión que tuve con ellas captaron lo que queríamos al momento. La decoración floral fue una autentica pasada, y el ramo, el más bonito que vi nunca, era tal cual me lo imaginaba.

Sabía que tenía que llevar algo nuevo, algo prestado y algo azul. Algo nuevo: mi vestido, mi diadema, zapatos… Algo azul: llevaba un anillo vintage de mi abuela, de oro amarillo y zafiros azules que me regalo meses antes de la boda. Algo prestado: en el segundo pendiente llevaba un pequeño diamante de oro blanco que me prestó mi tía.

 

Jony fue vestido entero de Hugo Boss. Llevaba un traje de chaqueta y chaleco en azul marino, camisa blanca y una corbata color granate oscura. Estaba increíblemente guapo. De complementos llevaba unos gemelos de Tous y un reloj que de sorpresa el día de la boda le regalé yo.

Para abrir el baile escogimos la canción de “Thinking out loud” de Ed Sheeran. La letra  sentimos que nos representaba y la canción es tan bonita…

En cuanto a los detalles que hicimos a los invitados, les pusimos a cada uno una bolsita de organza con el escudo de la boda serigrafiado, y dentro a cada uno su nombre en madera , con un lacito de vichy negro, como muchos detalles de la boda.

A mis amigas más intimas, cuando vinieron a verme antes de la ceremonia a mi habitación, regalé a cada una un colgante dorado muy sencillo con su inicial en pequeñito. Ahora siempre vamos todas con el collar y es algo que queda para siempre.

Si tuviera que destacar algún momento de la boda no sé con cual me quedaría. Todo fue tan especial… Pero quizás me quedo con el momento en el que entré del brazo de mi padre. El camino desde la habitación hasta el altar agarrada muy fuerte a él. Nunca lo olvidaré.

También recordamos con muchísimo cariño cuando nos leímos nuestros votos…Cuando nos intercambiamos los anillos, cuando bailamos, cuando nos dijimos sí quiero… ¡Todo!

¡¡Fue el mejor día de nuestras vidas. Un día mágico!!!

 

 

No Comments Yet.

What do you think?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *