El idílico ‘sí, quiero’ de Vicky y Leo en Olivar Santa Teresa

Vamos al fin del mundo que tiene pinta de estar lejos y los paseos empiezan a parecerme demasiados cortos. Vamos a cambiar el reloj por un “para siempre” porque dura más y las horas con sesenta minutos me cunden poco… con esta romántica frase comenzamos a describiros una de las mejores historias de amor, la boda de Vicky y Leo.
Leo y Vicky se conocieron hace siete años cuando entraban realizaban la residencia en el hospital de Alcorcón. Él en la especialidad de neumología y ella en farmacia hospitalaria, su amor se fue forjando como el buen vino con mimo y dulzura.
Coincidían en los diferentes cursos para residentes y a base de chocolatinas que Leo le iba llevando a su puesto de trabajo y largos paseos a la salida del hospital se fueron enamorando.
El día de nuestra boda fue muy especial ya que lo estuvimos preparando con mucha ilusión todos los meses que duraron los preparativos.  En enero ya habíamos viajado parte de la familia a República Dominicana para poder celebrarlo con la parte de la familia que ese día no iba a poder acompañarnos en Toledo.
“Fue un día inolvidable donde las emociones estaban a flor de piel, Leo estaba muy feliz de poder compartirlo con sus padres y hermanos y yo sentía una enorme felicidad y agradecimiento por las personas que me acompañaban ese día y que me habían acompañado tiempo atrás cuando mi padre había fallecido por lo que era el día perfecto para demostrárselo”.
“Para hacer más especial ese día decidimos levantarnos por separado, él en el Centro de Toledo y yo en una suite en el Hotel Eurostars Buenavista, acompañada por mi madre y hermana”.
“Empezamos el día con un tratamiento relajante junto con un buen desayuno, para afrontar la emoción de los preparativos, una mezcla de nervios e ilusión infinita”.
“Cuando se acercaron las 6 y media salí hacia la iglesia con mi padrino de bautismo, en la iglesia de la boda me esperaba mi otro tío paterno y padrino. Fue muy especial que ambos me acompañaran y así tener más cerca y presente a mi padre”. 
“Las emociones continuaron en el interior de la iglesia cuando vi a Leo esperándome en el altar, la música también estuvo llena de significado, cuando leyó mi hermana fue el colofón a una ceremonia sencillamente perfecta y tal como siempre habíamos querido”.
“Al terminar la ceremonia civil nos dirigimos a un enclave de ensueño el ‘Olivar de Santa Teresa’. Cuando llegamos en nuestro coche y vimos a sus profesionales estábamos deseando empezar el cóctel.  La decoración era de ensueño, la mimaron hasta en el más mínimo detalle, todo estaba lleno de color, de luces preciosas de comidas exóticas y muy distintas, de rincones con encanto y de gente bailando a ritmo del saxofón. No podíamos estar más felices”.
“La cena fue sencillamente espectacular, cuando se junta la calidad, la presentación, y la exquisita atención no hay ninguna incertidumbre. Solo pudimos disfrutarla. Allí mi prima pequeña me bailo flamenco, todos nos hicieron una coreografía y empezó el baile… una celebración que se alargó hasta las seis de la mañana. Solamente tenemos palabra de agradecimiento a todo el equipo del Olivar“.  

El vestido de la novia

Vicky  tenía claro que quería un vestido de novia muy romántico, tras mucho buscar se decidió por un modelo en encaje Chantilly de atelier Pronovias que encantó a todos los invitados. Además de potenciar su belleza y dulzura le quedaba perfecto, estaba espectacular.

Completó este maravilloso diseño con un largo y etéreo velo de Chantilly que le aportó ese halo de romanticismo que solo tienen las novias con más encanto.

El peinado y el maquillaje

La tía de su mejor amiga, Elvia de Pulgar se encargó del peinado. Siguiendo la misma premisa de romanticismo y delicadeza del vestido optó por un recogido bajo desesctructurado y ligeramente despeinado, con un mechón en el lateral. El maquillaje fue perfecto, por un lado suave haciendo gala del menos es más, pero a su vez potenciando sus bellos rasgos. Obra de Lucía Corroto estilista y amiga de un primo de la novia.

 

El outfit del novio

Al igual que los padrinos de la novia optó por un perfecto y clásico chaqué con el que estaba muy elegante. Que acompañó de unos gemelos ideales y un bonito reloj.

La celebración estuvo plagada de momentos inolvidables, sin duda el que más nos ha llamado la atención por su gran significado Fue la suelta de globos blancos en honor de los familiares y amigos que faltaban. Todos estuvieron presentes en esta maravillosa boda celebrada en un enclave idílico, el Olivar de Santa Teresa’.

No Comments Yet.

What do you think?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *