El ‘sí, quiero’ de Cristina y Kristian; un cruce de miradas en el metro de Londres

by

Cuando vimos la foto de Alejandra Salido con un súper beso de Cristina y Kristian nos enamoramos de ellos, pero cuando leímos su bonita historia de amor, todas soñamos con vivir una historia de amor así de bonita y especial.

Todo comenzó hace 6 años, cuando Cristina aún vivía entre Jerez y Sevilla y fue a visitar a un amigo a Londres.

Mientras el trabajaba yo me iba a dar paseos por Londres y de camino a Southbank me monte en el metro con la inmensa suerte de que Kristan (¡un desconocido!) estaba en el mismo vagón que yo. “

A Cristina le encantó Kristan y no podría dejar de mirarlo.

“Ilusa de mí pensando: qué más da si piensa que estoy loca por mirarle, cuando llegue mi parada me bajaré y no le veré más(JÁ!). Mi sorpresa fue cuando subiendo las escaleras le escucho decir “Excuse me, have we ever met before?” y, dios mío, no, no nos conocíamos, pero sin duda quería conocerle”.

Cristina utilizó la excusa de que era turista y no sabía dónde iba y le pidió ayuda, aunque en realidad sabía perfectamente donde estaba y el camino para llegar a su destino.

“Él me dijo que estaba lejísimos y tendría que acompañarme para que no me perdiera.”

Kristan alargo el paseo lo más que pudo y pidió una cita a Cristina para esa misma noche.

“Tras esa noche, volví a España y la vuelta a la realidad me hizo pensar que era una locura, que no funcionaria una relación con un extranjero, pero lo cierto es que nunca perdimos el contacto. “

Ese mismo año Cristina recibió un mensaje de Kristan y sin pensarlo se compró un billete de avión, se tenían que ver. Al año siguiente en febrero, Cristina volvió a ir a Londres;

“Desde que lo vi supe que esta vez no podía dejarle escapar…y así fue.”

Volvió a España completamente enamorada y dispuesta a terminar su carrera lo antes posible, no había duda, no estar juntos no era una opción.

“Ese año que pasamos con la relación a distancia, aunque a veces era duro, lo pasamos en grande porque nos veíamos varias veces al mes en diferentes partes de Europa, cualquier sitio entre España e Inglaterra que pudiéramos (Venecia, Ibiza, Córdoba, París…). ¡Incluso un día volé solo por 24 horas a Londres porque no podíamos esperar a vernos una semana más!”

 

LA PEDIDA:

La mayor pasión de Kristan es viajar, así que a Cristina no le sorprendió cuando un domingo por la tarde le dijo “¿Nos vamos a París ahora mismo?” ella que le sigue en todas sus locuras aceptó, y pusieron rumbo a la capital francesa. Sin duda la ciudad del amor también lo es para ellos porque en lo alto de la Torre Eiffel, Kristan se hincó de rodillas y le pidió matrimonio.

Un mes más tarde se embarcaron en otra de las locuras de Kristan, dejaron Londres y se fueron a viajar por el mundo, lo cual dificultó los preparativos de la boda, ya que no estaban en un lugar fijo, ni cerca de España. Pero contaban con la ayuda de sus amigos y familiares.

“Sobre todo la impresionante ayuda de mi hermana María y mi madre Pepa sin las que, sin duda, esta boda jamás habría sido posible. Su generosidad, paciencia y esfuerzo ha sido impagable, y les estoy eternamente agradecida.”

LA NOVIA:

Cristina escogió un vestido en clave minimal de Pronovias, que marcó su estupenda figura con escote pico en la espalda y en el delantero llevó un doble escote que le aportó un toque muy chic y diferente. Y como algo prestado llevó el velo que lució su hermana en la boda.

Los zapatos de novia fueron unas sandalias ideales de la firma fetiche entre las novias más trenfy,  Jimmy Choo. Fueron un regalo de su amigo Benjamín y un sueño cumplido para Cristina.

El ramo de novia fue una creación de  Javier y Sergio de floristería Enea, quienes no solo diseñaron un ramo muy romántico sino que también realizaron una decoración impresionante. Y el algo azul de Cristina fue un pai pai de seda bordado a mano, un recuerdo de su viaje a Vietnam que Kristan le regaló por sorpresa.

En cuanto a las joyas de la novia, Crisitina lució su espectacular anillo de pedida de estilo vintage y unos espectaculares pendientes de oro blanco, brillantes y aguamarinas, del mejor joyero posible, su padre, Joyeria Antonio Carmona

“El día que se casó mi hermana, 8 años atrás, el hizo dos pendientes casi exactos, uno para que cada una de nosotras luciéramos el día de nuestra boda. Llevarlos por fin, fue precioso y un orgullo, el mismo que siento por mi padre. Para mí y con todos mis respetos, es inigualable.”

Fabiola de La Peñuela, Juana Poyatos, fue la encargada de realizar un recogido bajo de estilo casual y algo desestructurado que le aportó el toque definitivo en su bridal look.

CEREMONIA:

El ‘sí, quiero’ tuvo lugar el pasado 30 de junio de 2018 en Jerez de La Frontera. una boda llena de magia cuyos fastos comenzaron desde el principio de la semana cuando los novios empezaron a recibir a novios y familiares que aterrizaron en Jerez provenientes de diferentes partes del mundo. Fue una fiesta continua de playa, Jerez, tapas y preboda en la @terraza Hontoria, donde les trataron fenomenal.

El día de la boda a pesar de ser verano, amaneció lloviendo, gris y frío, pero al ponerse el traje de novia se produjo la magia, el sol salió y a partir de ahí todo fue alegría.

La ceremonia se realizó en la preciosa iglesia de San Dionisio en La plaza de La Asunción en la que la novia entro precedida por sus sobrinos y sobrinas vestidas por Marta Ussia con coronas de las fenomenales Paz y cruz.

Mientras la novia entraba en la iglesia, el trío de cuerda de Nubia tocó “Avions en papier” de Los chicos del coro.

“Fue un momento de mucha emoción en el que no pude evitar las lágrimas, ¡estaba FELIZ!”

 

LA CELEBRACIÓN:

Tuvo lugar en la Hacienda La Peñuela, que, aunque era preciosa, Enea la dejo a un más.

Los meseros, y los seating plan, fueron diseñados y hechos por Cristina, inspirados en el metro de Londres, donde se conocieron.

Del catering se encargó Marian de Alcázar.

Durante los aperitivos en el patio, Jesús Medina con su grupo Clave de son hicieron que los novios y sus invitados disfrutaron a ritmo cubano y de bossanova, pero las sorpresas no acabaron aquí porque les esperaba una decoración de auténtico sueño debajo de la parra con cientos de portavelas colgantes que le daban un toque muy romántico.

“Era el cumpleaños de Kristan, así que fue muy divertido ver la cara de poema de los invitados ingleses cuando los españoles cantábamos y bailábamos cumpleaños feliz de Parchís”.

Tras la cena y los discursos donde Kristan sorprendió a todos con su discurso español. La velada continuó en la plaza de toros, la zona del baile, iluminada  para la ocasión con más de  mil bombillitas donde los novios abrieron el baile con L.O.V.E de Nat King Cole y una coreografía que prepararon junto a Javier Bellido y su mujer.

“Fue uno de mis momentos preferidos, quizá no fue perfecto, pero nos lo pasamos fenomenal.”

Cristina tenía claro que quería casarse, y soñaba con su boda, lo que nunca se llegó a imaginar es que sería tan feliz en ese día irrepetible, y que contarían con tanto cariño. Cada esfuerzo mereció la pena.

“Nuestra relación puede que no sea la más perfecta, si soy sincera, no me creo las que si lo son, y puede que aún nos quede mucho que aprender juntos, pero no tengo duda alguna de que me casaría con Kristan mil veces más, es mi mejor amigo, y doy gracias a la vida por habernos puesto en el mismo metro, que unió nuestras vidas para siempre.”

Para Cristina como fue leído en su ceremonia:

“El amor es una locura temporal. Erupciona de repente como un volcán y luego se calma; y cuando eso sucede debes tomar una decisión. Tienes que averiguar si sus raíces se han vuelto tan entrelazadas que es inconcebible que alguna vez se aparten. Porque esto es el amor, el amor no es falta de aliento, no es la emoción, no es la promulgación de promesas de pasión eterna, eso es sólo “estar enamorado”, de lo que cualquiera de nosotros podemos convencernos de que lo estamos.

blog-bodas-novias-wedding-ideas-fotografia-boda (5)
El amor en sí es lo que queda cuando el enamoramiento se ha apagado y esto es a la vez un arte y un afortunado accidente. Aquellos que realmente se quieren, tienen raíces que crecen las unas hacia las otras por debajo de la tierra y cuando todas las hermosas flores caen de sus ramas, se dan cuenta de que son un árbol y no dos. “

¿Quién no quiere una boda así?

Fotografías de Alejandra Salido

No Comments Yet.

What do you think?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *