El romántico’sí, quiero’ de Ane y Mikel

Hay novias que se te quedan en la memoria nada más verlas, eso es lo que nos ha pasado con Ane, una de nuestras seguidoras. Ane posee una enorme belleza y elegancia única.  Su sonrisa ilumina todo lo que le rodea, ni que decir tiene que estaba impresionante en su ‘sí, quiero’. Ella misma nos describe su romántica historia de amor e impresionante boda.

“Mikel y yo nos conocimos en el verano de 2006 gracias a una amiga en común. Sin embargo las circunstancias en aquel momento no acompañaban y tuvimos que esperar unos meses hasta que pudimos estar juntos”.

“Pasaron los años y al acabar la universidad decidimos dar un paso más y nos fuimos a vivir a Londres. Los comienzos fueron duros pero poco a poco fuimos adaptándonos y todo nos empezó a ir bien. Los momentos difíciles fortalecieron nuestra pareja”.

“Casarme siempre me había hecho ilusión pero sobre todo era ese ‘algo’ que me faltaba para que todo fuera perfecto. Mikel lo sabía, sin embargo no era algo que le hiciera especial ilusión, además él es algo tímido y no quería ser el centro de atención. Yo ya había perdido la esperanza de tener mi boda de ensueño y estaba empezando a asumir que seríamos una de esas parejas que nunca se casan”.
Pero una tarde de verano de 2016 (10 años después de conocernos).  Era sábado y hacía muy bueno así que habíamos planeado pasar el día fuera. Yo le notaba raro pero pensé que sería cansancio de toda la semana. Íbamos en el coche y me pidió que sacara las instrucciones para ver si podíamos cambiar el faro antinieblas que se nos había fundido (yo no entendía a qué venía esto cuando llevaba estropeado un par de semanas pero lo busqué tal como él me pidió).

“Después me dijo que buscara en un cajoncito debajo del asiento, ya que debería haber una bombilla de repuesto. Cual fue mi sorpresa cuando lo abrí y no había ninguna bombilla si ni una cajita con un anillo precioso, así que se lanzó y me hizo la gran pregunta haciéndome la mujer más feliz del mundo”. 

Para el gran día Ane se decantó por Alicia Rueda,  una de las diseñadoras más punteras del panorama nacional, por su perfecta costura, sus increíbles diseños y sus tejidos de gran calidad.
“Cuando conocí  a Alicia Rueda supe que debía ser ella quién realizara mi vestido. Sé que suena a tópico pero captó lo que quería a la perfección, un vestido sencillo de crep con bordados en los hombros”. 
“No todo fue un camino de rosas y fue sin duda lo que más me quitó el sueño ya que llegaron las pruebas y me entraron las dudas. Me propuso darle un toque diferente al vestido, un toque de color”. 
“Yo confiaba en ella 100% y le dije que sí pero luego le daba mil vueltas porque no estaba segura de que quisiera que mi vestido de novia tuviera color. Me daba pánico que Mikel lo viera y pensara que me había vuelto loca. Sin embargo, nunca dejé de confiar en ella”.
“En una de las últimas pruebas lo vi claro, el bordado estaba terminado, pusimos una sobrecola de seda y mientras me miraba emocionada en el espejo, me puso un velo del tono del bordado. En ese momento no pude parar de llorar, era sencillo pero me hacía sentir especial y era yo…”
Ane no podía estar más radiante con su vestido de líneas depuradas en crepe de de seda, con una larga cola que luego se retiró para poder disfrutar de la celebración al 100%. Un elegante diseño que aboga por el ‘menos es más’  con unos delicados bordados en los hombros, en verde agua, a juego con sus impresionantes ojos.
Respecto a las joyas que lució, “sólo llevé mi anillo de pedida, no quería que nada le quitara el protagonismo, un diseño de la joyería londinense Purely Diamonds”.
“Siempre había oído que la elección de los pendientes podía convertirse en una de las cosas más difíciles, yo no lo entendía. Cómo va a ser difícil si hay millones de opciones para novia pensaba yo”.
“Hasta que me puse a ello y vi que llevaban toda la razón. Me recorrí infinidad de joyerías pero no encontraba lo que buscaba. No quería los típicos pendientes de novia clásicos pero tampoco me veía con algo moderno”.
“Quedaban unas semanas para la boda y aún continuaba sin pendientes. Hasta que se me encendió la bombilla y me puse en contacto con María de Legorburu Atelier. Cuadramos uno de mis viajes para vernos y me preparó varias opciones. Ese mismo día elegí dos para poder probarme en la siguiente prueba. Al final opté unos pendientes de cristal de Swarovski en verde agua. Eran perfectos”
“Mis zapatos de novia fueron un diseño de Salo Madrid. No quise dedicar mucho tiempo buscando zapatos, soy de vaqueros y zapato plano pero en un día tan especial no quería renunciar al tacón”.
“Todo el mundo me había hablado de lo cómodos que son así que no lo dudé. Me decanté por el modelo Alicante en un tono más fuerte que el bordado del vestido para que contrastara”
“Para el maquillaje confié en Tamara Pereda, una gran profesional, que me aportó muchísima tranquilidad. Tamara también maquilló a mi madre y a mi hermana”.
“José, mi peluquero de toda la vida se encargó de mi peinado. Desde el primer momento, sabía que llevaría coleta, y él consiguió darle un toque con la raya al medio y las trenzas laterales”.
  
“Unos días antes de la boda nos enteramos de que estaba con lumbalgía, los nervios de última hora hicieron su aparición porque no quería que nadie más me peinara, pero José no se quiso perder ese día s. Se portó genial y aunque no se encontraba bien, nos peinó a mi hermana, a mi madre y a mí”.
“El ramo de novia fue obra de Inés, de Retama. No quería quitarle nada de protagonismo al vestido, quería algo muy sencillo. Me costó mucho dar con algo que me convenciera y acabé eligiéndolo a dos días de la boda”. 
Mikel, el coprotagonista, estaba elegantísimo con un traje azul, tirantes y un chaleco en tonos verdes, de Scalpers. “Los zapatos fueron Russell&Bromley, los elegimos juntos en Londres. Los gemelos eran de Loewe y fueron regalo de mis padres”.

Muchas novias tienen wedding planner pero dudo que tengan la suerte de tener a alguien tan especial como lo tuve yo: mi padre”.

“Al vivir en Londres, la elección de la finca era complicado así que él se ofreció a echarnos una mano y nos ayudó a hacer una primera criba. Hicimos una pre-selección de sitios y le pedimos que él los visitara para ver si podíamos descartar alguno.

“Ya teníamos todas las visitas concertadas con los lugares finalistas para que la semana siguiente pudiéramos elegir en persona. Pero de repente, no sé como me vino a la mente un sitio que había visto en fotos hacía tiempo. No me acordaba del nombre, no tenía ni idea de dónde estaba y tampoco recordaba quién se había casado allí, pero no paré de investigar hasta que finalmente di con él. Se lo comenté a mi padre y le pedí que lo visitara para decidir si sería uno de los seleccionados. Y vaya si lo fue…Salió de allí diciendo: Es el que más me ha gustado sin duda, cuando lo veas lo entenderás. Además la chica que lo lleva es encantadora. Esto fue un jueves, el martes por la mañana fuimos a visitarlo. No pude estar más de acuerdo con él, en cuanto pisé los jardines del Palacio de El Molinar supe que no querría casarme en otro sitio”.

“Mi padre también nos ayudó a organizar los autobuses, nos acompañó a Madrid a buscar los zapatos y hasta vino de tiendas a echarnos una mano con la decoración!”

“Celebramos todo en el Palacio El Molinar (Gordexola), gestionada por el grupo Bokado. Leire se encargó de todos los detalles para que tuviéramos un día perfecto”.

“Leire no pudo ser más encantadora en nuestra primera visita a la finca aunque he de decir que eso no fue más que el principio y, a día de hoy, es sin duda una de las personas más especiales de nuestro día y que sin duda recordaremos con especial cariño.”
 
“Esa semana hizo muy bueno pero el sábado amaneció lloviendo. Teníamos preparado un plan B pero yo había pedido que dejaran el montaje hasta el final para poder hacer la ceremonia en el jardín. Tuvimos suerte y la lluvia paró, hasta salió un poco el sol. La ceremonia fue preciosa gracias a las lecturas de mi mejor amiga, un amigo de Mikel y mi hermana. Nos emocionaron muchísimo y consiguieron derretir los corazones más duros, incluyendo el de novio”.
“Después de la ceremonia tuvimos el cocktail, que también pudimos hacer en el jardín. Además de los canapés pusimos un cortador de jamón, buffet de quesos y un beer corner. Amenizamos en cocktail con música en directo”.
Entramos al banquete al ritmo de Colplay, uno de nuestros grupos favoritos. Nada más entrar les dimos el regalo a nuestros padres. No nos apetecía regalar las típicas flores, queríamos algo sentimental pero original a la vez”.
“Buscamos en el baúl de los recuerdos fotos de las bodas de nuestros padres y los pusimos en manos Dressbyyes, que es una artistaza. Nos hizo unos bocetos preciosos en los que ponía:  Gracias por ser nuestro mejor ejemplo.  Fue un momento muy emocionante”.
“Para nuestras hermanas encargamos unas láminas a una ilustradora de aquí que se llama Happy Girl. Le di la mitad del ramo a mi mejor amiga y la otra mitad a mi hermana. Cuando nos acercamos a dárselo se emocionó tanto que no podía ni levantarse! Toda su mesa se cogió las manos mientras sonaba ‘Tal Como Eres de El Canto del Loco’ ¡Fue precioso!!”.
“Para nuestro baile elegimos Heaven de Bryan Adams y Reggaeton Lento pero la versión de Little Mix que es la que en ese momento sonaba en Londres”.
“El dj se lió al poner la segunda canción y hubo unos minutillos de espera. Pero para mí ese era nuestro día, estábamos felices y en lugar de enfadarnos nos pusimos a cantar Mi Gran Noche de Rapahel y todos los invitados nos siguieron. Fue un puntazo! Para el candy pusimos unas bolsitas con nuestros nombres y la fecha de la boda para que los invitados pudieran poner ahí las chuches”.
El photocall era una imagen del Big Ben y pusimos complementos al más puro British style y para la recena servimos minihamburguesas y pusimos un showcooking de tortillas de patata”.
“De la decoración floral se encargó Garden Center de Sopelana. Muy sencilla con eucalyptus, siempreviva y brezo. También hizo las coronitas de flores de las damitas. Consiguió que la finca luciera aún más bonita y ella es un encanto.
“De la deco nos encargamos nosotros. A mí me hacía muchísima ilusión así que íbamos comprando cositas poco a poco en viajes, mercadillos etc. Pusimos un cartel de bienvenida bilingüe de, Valentina y su fiesta, para que los ingleses se sintieran como en casa”.
“De la papelería se encargaron las chicas de Felizia Bodas. Pusimos una escalera con cestas de distintos tamaños para los cubretacones, rincón de pétalos, mesa de firmas, kits de emergencia para los invitados. Los niños tuvieron su zona de juegos y unas cajitas personalizadas con cuadernos de actividades. Mi suegra restauró un tocador de la bisabuela de Mikel para poner el Beauty Corner. Todos los invitados comentaron que se notaba que estaba todo preparado con mucho cariño”.
“Mi hermana estaba espectacular con un mono a medida con bordados también a medida de Alicia Rueda con pendientes de Apodemia y mi madre también fue de rojo con un vestido de Giambattista Valli y un precioso canotier de Anita Ribbon.
“Me hacía mucha ilusión organizarlo todo, no quería dejarlo en manos de una wedding planner desconocida. Elegimos las cosas importantes enseguida y no necesitábamos a nadie que nos dijera qué elegir”. 
“Sin embargo el tiempo fue pasando y el día B de iba acercando y había que pensar en pequeños detalles y la logística. Me agobié. Hasta que una amiga me aconsejó que hablara con María. Hablé con ella y desde el principio captó lo que quería”.
“Fue mucho más que una wedding planner. Me acompañó durante meses, en la distancia pero siempre estaba ahí. Había sábados que a las 12 de la noche estábamos hablando de la deco! Nunca perdió la paciencia”. 
“Los días previos a la boda aguantó los nervios de toda la familia. El día de la boda consiguió que todo estuviera perfecto pero además estuvo pendiente de nosotros en todo momento. Nos aportó la tranquilidad que necesitábamos. Tenemos tanto que agradecerle…Volveríamos a elegirla mil veces más!”
“Fue sin duda el día más feliz de nuestras vidas, no sólo tuvimos la suerte de compartirlo con nuestra familia y amigos si no que fue un día cargado de emociones en el que lloramos de emoción y reímos a partes iguales, no paramos de bailar y sobre todo disfrutamos de cada minuto”.
Todas las fotografías son obra de Kenoa Photography, un gran principio desde la primera fotografía a la última.
Enhorabuena Ane y Mikel, vuestra boda fue preciosa y muy especial, os deseamos toda la felicidad del mundo.
0

No Comments Yet.

What do you think?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *