Togethernow logra lo imposible: convertir las bodas en arte. Descúbrelos!

Togethernow  nos ha conquistado desde el primer momento gracias a su fotografía documental, con un estilo natural y espontáneo que huye de los posados más clásicos.

Una pareja que se ha curtido con el mejor cine, la pintura y la fotografía; tres vertientes artísticas que se cuelan, de manera natural e inevitable, en las imágenes que revelan.
Da igual si os casáis en la playa, en el campo o en la ciudad, ¡ellos harán de vuestra boda un auténtico día de película!

¿Qué creéis que os distingue del resto de fotógrafos y en qué os gustaría mejorar?

Nuestra experiencia en diferentes campos como el audiovisual, el periodístico y el artístico nos ha ayudado a adquirir una forma de mirar más artística, documental y creativa; y a jugar con la luz de una manera cinematográfica no
muy común en la fotografía de bodas convencional.

Concebimos nuestros fotoreportajes como historias con su introducción, nudo y desenlace, sin olvidarnos de buscar la luz ideal, el mejor punto de vista y la mejor localización para conseguir fotos auténticas y naturales donde las parejas se reconozcan y se sientan cómodas. Nuestra filosofía es la de estar en continuo aprendizaje y siempre buscamos mejorar e inspirarnos fuera de nuestro propio entorno (a través del cine, una exposición, un simple gesto…) y más allá de los grupos de Facebook y feeds de Instagram.

¿Qué buscan las parejas que contactan con vosotros?
Las parejas sobre todo están interesadas en que el reportaje sea lo más natural y espontáneo posible, sentirse cómodos y pasárselo bien durante la sesión de fotos y que la historia se vea reflejada tal y como ocurrió; alejándose de posados y encuadres forzados. ¡Y que se vea una luz bonita! Quieren poder ver esas fotos cientos de veces sin aburrirse.

¿Qué es lo mejor de ser fotógrafo de bodas?
Lo que más nos gusta e inspira es poder contar historias de amor reales, con todos esos momentos de lágrimas, risas, nervios y felicidad. Cada boda es diferente y la energía de cada pareja nos lleva por caminos nuevos a la hora de cubrirlas. Es un trabajo muy gratificante porque vives en primera persona momentos muy especiales en donde todo el mundo está contento y emocionado.

¿Cuál es la parte más difícil de vuestro trabajo?
Probablemente no poder atender a todas las parejas que contactan con nosotros por solapamiento de fechas. Cada año hay fechas especialmente deseadas y este año por ejemplo es el 18.08.2018 (risas).

¿Cuáles son vuestros referentes tanto en este tipo de fotografía como a nivel general en esta disciplina?
Un fotógrafo que nos apasiona es Nirav Patel, por su delicadeza y su maestría con la luz y el encuadre, aunque hay un gran número de maravillosos fotógrafos como por ejemplo Katch Silva, India Earl, A Wild Scape o Pablo Laguia.
Siempre tenemos a mano el libro de uno de los clásicos: Henry Cartier-Bresson ‘Fotografiar del natural’, todo un referente para cualquier apasionado de la fotografía. También nos fijamos mucho en el trabajo de Annie Leibovitz, Richard Avedon… y un largo etcétera!

¿De todos reportajes de boda que habéis realizado cuál es vuestro preferido y por qué?
Uy, ¡qué difícil elegir sólo uno! En cada boda hemos vivido momentos muy  emocionantes, como por ejemplo un espectáculo de capoeira en la boda de Iñaki y Michelle, o esa parada que hizo Gabi antes de llegar al altar para darle un beso a su abuela. Ejemplar también la complicidad que tenía Marta con sus padres o esos nervios de Sergio minutos antes de salir hacia la iglesia…

Imposible elegir sólo una boda, preferimos quedarnos con los momentos especiales que vivimos en cada una de ellas y que hacen de nuestro trabajo algo apasionante e impredecible.

Contadnos un poco sobre vosotros y cuál ha sido vuestra trayectoria. ¿Siempre os habéis dedicado a la fotografía de bodas?
Borja: No, no siempre. Mi pasión por la fotografía vino más bien a raíz de mi pasión por el retrato. De pequeño me gustaba dibujar a la gente que me rodeaba y empecé a hacer fotos de familiares y amigos para después dibujarlos o pintarlos. Descubrí que la cámara me aportaba cosas que no podía lograr con otras técnicas y así es como empecé a explorarlo. Más adelante, después de realizar estudios audiovisuales, trabajé en cine y televisión, y tuve la suerte de coincidir con grandes fotógrafos, directores de fotografía, camarógrafos de los que aprendí muchísimo sobre iluminación, encuadre etc.

Mi posterior formación artística fue el detonante para mezclar todos esos conocimientos y seguir desarrollando mis ideas sobre el retrato y explorar otros campos como la fotografía documental. Y después vinieron las bodas! Un amigo me pidió que hiciera el reportaje de su boda y a partir de ahí me di cuenta que quería dedicarme a ello.

María: Vengo de una familia de apasionados por la fotografía y el vídeo. Recuerdo a mi abuelo fotografiando aquí y allá con su Rolleiflex colgada del cuello y mi madre se llevaba el equipo de foto y vídeo a todas nuestras citas y viajes. Gracias a ellos dos conservo muchos recuerdos familiares de gran valor sentimental y he querido seguir de alguna manera con la tradición.

Soy Periodista de formación y me encanta contar historias; con mi primer sueldo me compré una cámara réflex y encontré otra manera de contarlas. Sin duda, los años que he trabajado en el sector cultural (en el centro cultural Matadero Madrid) me han permitido estar en contacto y aprender de grandes artistas y profesionales que han influenciado mi manera de mirar a través de la cámara.

Descubrir que la fotografía de bodas podía ir mucho más allá de lo que habíamos conocido hasta ese momento y ver que podíamos enfocarlo desde lo artístico y creativo fue una gran revelación para Borja y para mí. La fotografía y el retrato social nos apasionan, sobre todo captar emociones… por eso sentimos las bodas como nuestro entorno ideal! Eso nos llevó a decidir unir fuerzas y embarcarnos juntos en este “viaje”.

Sois pareja y trabajáis juntos, ¿creéis que eso ayuda a la hora de plasmar mejor las sensaciones de los novios que fotografiáis? Totalmente! Después de 13 años juntos nos conocemos perfectamente y tenemos mucha complicidad. Inevitablemente, eso se ve reflejado en nuestro trabajo. Cuando las parejas nos conocen les gusta saber que llevamos tanto tiempo juntos y que seguimos estando tan enamorados!

¿Cómo os repartís el trabajo?

Los dos trabajamos la fotografía y el vídeo; no tenemos roles asignados en ese sentido. Para el resto de tareas tampoco tenemos un esquema cerrado: nos reunimos, tomamos decisiones juntos y nos repartimos el trabajo. Hay cosas que se le dan mejor a uno o a otro, pero preferimos hacer los dos de todo para seguir aprendiendo el uno del otro.


¿Qué os gustaría hacer dentro de vuestra profesión?

Cubrir bodas en distintos lugares del mundo para nosotros sería un sueño cumplido. Pasamos muchas horas en el ordenador y nos encanta viajar, así que sería maravilloso poder meter nuestras cámaras en una maleta y recorrer mundo haciendo fotos. La duda es si podríamos seguir llamándolo trabajo… (risas).

Tenéis más trabajos en su página web!

No Comments Yet.

What do you think?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *